martes, 2 de agosto de 2011

Libélulas

Un pequeño temblor
sobre mis alas translúcidas,
es el viento
que me impulsa en movimientos ascendentes.
El vértigo da en mi rostro
mojándome con fragmentos de delirio
y me arroja, desnuda de penas
sobre el lago cristalino.
Estamos solos
sin nadie alrrededor
transitando poemas
de silabas convexas
rompiendo silencios,
atravesando con palabras
partituras de luces ancestrales
deletreando cuerpos
transitando gestos.
Como las libélulas
podemos soñar...

1 comentario: